La epidemia de PPA en China desestabiliza el mercado global y dispara la cotización de la carne

Recientemente se ha desatado en China una epidemia de fiebre porcina originada en África (inocua para los humanos pero fatal para los animales) y que tiene en vilo a todos los productores de carne del mundo.

La epidemia se ha expandido rápidamente por prácticamente todo el gigante asiático y ha requerido el sacrificio de unos 200 millones de animales, lo cual podría provocar una caída de la producción de hasta un 30% en 2019. Ello ha provocado una reacción en cadena a nivel mundial y la subida del precio de la carne en algunos países.

En la lonja mayorista de Lleida, referencia en España, la cotización del kilo de cerdo ha sobrepasado los 1,30 euros (+30% desde enero). Según datos de la bolsa de Chicago (CME) la carne de cerdo pasó de cotizar 0,61 $/libra en enero a 0,95 $/libra en mayo.

Así pues, los productores de embutidos y carne procesada se están viendo afectados por la subida del precio de la carne, por lo que son cada vez más empresas que están apostando por incorporar soluciones tecnológicas innovadoras en su cadena de producción para inspeccionar la calidad de su producto.

VISUM Palm, analizador NIR portátil desarrollado por IRIS Technology, permite, gracias al modelo quimiométrico creado especifícamente para determinar el porcentaje de magro/grasa (asimilable al método Soxhlet) además de otros valores físico-químicos (proteína o humedad) obtener resultados de medición en cuestión de segundos, pudiendo así, estandarizar el producto y digitalizar los procesos.

 

Así pues, un fabricante de embutidos que contengan al menos un 80% de carne magra, podría reducir el actual margen de error derivado de la apreciación visual, que se sitúa entre el 5% y el 10%, gracias al uso de VISUM Palm, lo cual le permitiría reducir considerablemente el coste de fabricación. De este modo, una empresa con una facturación de al menos 10 millones de euros y un volumen anual de 1.000 T de carne, recuperaría la inversión tecnológica en menos de 8 meses.

En estos momentos en que el precio de la carne de cerdo se está viendo incrementada por la crisis de la fiebre porcina, ahora más que nunca, es crucial para los productores del sector cárnico, mantener estables los parámetros de calidad.