Environment-es, Industry-4-0-es 22 septiembre 2022

Clasificación y cuantificación de residuos orgánicos

Comparte la noticia

Clasificación y control de residuos orgánicos en la producción de biogás

En el presente artículo hablaremos de cómo es posible optimizar el tratamiento de la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos que se emplean en la producción de biogás con tecnología hiperespectral para mejorar la calidad y el rendimiento del biometano, en base a la aplicación que IRIS Technology ha desarrollado para la Planta de Biometanización de las Dehesas (FCC), en Madrid en base a su sistema clasificador de residuos orgánicos Visum HSI™.

La problemática de la separación de los residuos orgánicos

Tan sólo en el último año, la economía española ha generado más de 138 millones de toneladas de residuos, de los cuales sólo un 15% fueron reutilizados para fabricar nuevos productos, subproductos o materias primas. Además, España sigue estando por debajo del objetivo comunitario de reciclar un 50% de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) estipulado también en la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados. A pesar de que algunas comunidades han logrado alcanzar altas tasas de reciclaje, los residuos orgánicos siguen siendo unos de los principales dolores de cabeza para la Administración y las plantas de tratamiento de residuos y reciclaje.

Esto se debe a que gran parte de la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos (FORS) está contaminada con materiales inorgánicos, principalmente producto del packaging – otro de los grandes retos del reciclaje – y los plásticos, donde las tecnologías de clasificación óptica y de espectroscopía se han convertido en grandes aliados.

La producción de biogás

Uno de los principales destinos para la reutilización y revalorización de los residuos orgánicos es la producción de biogás, el cual se convierte en las plantas de biometanización en biometano, un tipo de gas apto para su inyección y comercialización en la red de gas cumpliendo determinados estándares de calidad y seguridad. En estas plantas, como la de las Dehesas en Madrid, se realiza un tratamiento de la fracción orgánica de los residuos sólidos para evitar altos porcentajes de “impropios” (presencia de inorgánicos) que una vez en los biodigestores, no puedan ser aprovechados en el proceso de fermentación y en consecuencia se obtiene como resultado una calidad y un rendimiento subóptimo del proceso y del producto final.

Para ello, desde IRIS Technology y en el marco del proyecto europeo Scalibur, se instaló un sistema de imágenes hiperespectrales HSI en la línea de FCC a los fines de poder cuantificar y clasificar los residuos según sean orgánicos o inorgánicos. Más allá de los distintos controles intermedios, la remoción de voluminosos, bolsas plásticas, etc. conocer el porcentaje de residuos orgánicos es un parámetro clave para ajustar el proceso biológico que tiene lugar en los digestores.

Scalibur_HSI

Separación de residuos orgánicos e inorgánicos

El Sistema clasificador de residuos orgánicos Visum HSI™, permite obtener datos en tiempo real del % de orgánico e inorgánico, como así también localizar en la cinta transportadora los distintos componentes, conocer la composición media del residuo, monitorizar la evolución de la composición del residuo en el tiempo y extraer información útil para la toma de decisiones a nivel de la gestión de residuos y de producción y circularidad.

Monitorización y control de residuos

La implementación del sistema HSI ha permitido a FCC monitorizar en tiempo real los residuos de forma tal de mejorar el flujo correspondiente a la fracción orgánica y, en consecuencia, un proceso de fermentación con menor nivel de impurezas, maximizando los parámetros claves del proceso de fermentación.

Para más información sobre este proyecto y la tecnología, puede consultar el sitio web de Scalibur o escribirnos a nuestro correo: news@iris-eng.com

Por IRIS Technology Solutions